El ser se hace de muchas maneras

Samuel Manuel Cabanchik

Resumen


La tradición pragmatista se ha transformado en una especie de molde o andarivel forzoso para el desarrollo del debate filosófico contemporáneo. Pero, como suele ocurrir en estos casos, la doctrina va perdiendo nitidez en favor de una etiqueta aplicada de modo excesivamente rumboso. La ubicuidad resultante habilita extraños maridajes que dificultan la justa apreciación de mucho de lo que en el pragmatismo sigue siendo una auténtica y profunda renovación de la filosofía.

En el presente trabajo pretendo destacar algunas de las principales características del pragmatismo, sobre todo aquellas que constituyen un giro radical en materia de metafísica respecto de la filosofía moderna. En este sentido, argumentaré que el pluralismo irrealista de Nelson Goodman es una consecuencia natural de algunas tesis pragmatistas acerca de los conceptos mencionados. Para ello partiré de un aspecto del análisis ofrecido por Austin acerca del uso de “real” para desarrollar las posibilidades de una visión radicalmente constructiva de lo real.


Palabras clave


realidad; pragmatismo; Nelson Goodman; J.L. Austin; arte; ciencia

Texto completo:

PDF


DOI: https://doi.org/10.21898/dia.v47i49.434


Copyright (c) 2016 Diánoia. Revista de Filosofía